martes

Princesas sabias


Con las Piezas Líricas de Grieg de fondo, Guisantito escucha el primer libro leído especialmente para él. Se llama "Los príncipes azules destiñen", publicado en Beascoa, y ya sólo el título me encanta. Está escrito e ilustrado por Teresa Giménez y es realmente una monería.

Siguiendo con lo expuesto en la paradoja de Schrödinger, Guisantito no será niño o niña hasta que no deje ver si tiene pistolilla o no (¡el próximo martes!) . Tenga lo que tenga entre esas piernecillas modosas, esperamos darle una educación abierta y libre de la mayor cantidad de prejuicios. Lo cierto es que me alegra que libros como éste vayan a ayudarme en su formación desde la más tierna infancia (¡y tan tierna!).

El humor y la ruptura de tópicos se unen aquí en una sencilla historia de búsqueda del amor ideal. Nunca es temprano para aprender que no debemos dejarnos llevar por ciertos roles y metas impuestos desde fuera. Cada cual tiene su propio camino y lo perfecto para uno no ha de serlo para los demás.

Nuestra princesa de cuento vive obsesionada con la idea del príncipe azul. Cada personaje tiene su propia imagen de ese ideal pero un día la protagonista se encuentra con una maravillosa verdad, su propio príncipe:

"¡Y luego apareciste tú! Y no eras azul, ni perfecto, ni eras verde, ni amarillo... ¡Eras de todos los colores!"

Qué bonita representación de la felicidad amorosa: "eras de todos los colores". ¿No es preciosa la imagen?

A Guisantito y a mí nos ha gustado la sencillez de la ilustración, que evoca un mundo tranquilo y sin complicaciones. Especialmente nos han encantado las páginas en las que hay príncipes azules tendidos como colada desteñida o la originalidad de los árboles del cuento (¡sus copas son corazones sobre troncos a rayas naranjas!).

Eso sí, a ambos nos queda una curiosidad, ¿quién es la simpática gatita que acompaña a la protagonista en sus páginas? ¿Es la gata de la autora? Nombra a un gato en su presentación, pero... ¡queremos saber más de ese gato! Parece tan lindo en su versión ilustrada... De esa forma no me da por estornudar (ya, mi gripe sí lo hace, pero la gripe se pasa, la maldita alergia gatuna no).


_______________________________________________
Los príncipes azules destiñen
Teresa Giménez
Beascoa, 2008













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si no vas a identificarte es posible que Mamá Guisante no publique tu comentario. Ella está perfectamente visible en la red; para enviar opiniones se pide otro tanto de lo mismo. Gracias por tu participación.